miércoles, 31 de agosto de 2016

151 - Proyecto de Ley del Operador en Psicología Social de Entre Ríos

(Publicado en la página web de la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina - A.P.S.R.A. con fecha 30/8/2016)

PROYECTO DE LEY DEL OPERADOR EN PSICOLOGIA SOCIAL DE ENTRE RIOS

Entre Ríos cuenta con un proyecto de ley para el ejercicio de la profesión de operador en psicología social, operador psicosocial o título equivalente de igual grado que sea  reconocido por el Consejo General de Educación, Deporte y Prevención de Adicciones provincial. Se dispone que puedan matricularse y ejercer no sólo quienes posean los títulos antes mencionados, sino quienes tengan títulos de igual grado otorgados por los ministerios de educación u organismos competentes en otras provincias, o a nivel nacional, u otorgados por entidades extranjeras debidamente revalidados en el país.

El gobierno de la matrícula será ejercido por el Ministerio de Salud de la provincia; estando los psicólogos sociales facultados para coordinar grupos operativos en los  ámbitos institucionales y comunitarios, para integrar equipos interdisciplinarios, para detectar situaciones de conflicto que impidan el normal desarrollo grupal, etc. En los fundamentos de esta norma se alude al ECRO —esquema conceptual, referencial y operativo— como un puntual cuerpo teórico-epistemológico y técnico-metodológico específico con el que hacemos todos y cada uno de nuestros abordajes profesionales.

Obviamente, se entiende a la psicología social como una disciplina con objeto propio en el campo problemático de la Salud Mental, lo que implica que en el ejercicio de su rol tiene una estrategia, una táctica, una técnica y una logística de intervención que le son inherentes. No se trata de un mero campo de aplicación de la psicología o la psicoterapia, sino de una ciencia que interviene en los conflictos vinculares, que nos habilita a operar con el objetivo concreto de la prevención y promoción de la salud, fortaleciendo las posibilidades de acción conjunta de los sujetos en sus distintos ámbitos.

El título tercero del proyecto de ley se refiere a los derechos, a las obligaciones y a las  prohibiciones de los matriculados. No está de más resaltar que no se puede, dentro de nuestras incumbencias, diagnosticar ni realizar tratamientos de cualquier tipo de patología psíquica o mental. Tampoco prescribir, administrar o sugerir medicamentos o cualquier otro método físico o químico destinado a tratar las dolencias recién mencionadas; ni anunciar, hacer anunciar o avalar nuestra actividad profesional a través de datos inexactos o falsos que contravengan la ética y esta normativa.

Para finalizar estos breves conceptos, deseamos que Entre Ríos logre pronto la sanción de esta legislación atinente a los operadores psicosociales, del mismo modo que ya ha sucedido con las leyes que rigen en las provincias de Chaco (Nº 6353), de Mendoza (Nº 8077) y de Corrientes (Nº 6141). En cuanto a la Psicología Social Argentina, seguiremos celebrando todas y cada una de las conquistas obtenidas con el esfuerzo de nuestros compañeros y compañeras de ruta. Y festejando que la demanda de profesionales dedicados a esta comprometida actividad se vea clara y fuertemente incrementada.

RONALDO WRIGHT                                  
www.ronaldowright.com                                                                    

lunes, 15 de agosto de 2016

150 - La Psicología Social en Corrientes

(Publicado en la página web de la Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina - A.P.S.R.A. con fecha 15/8/2016)

LA PSICOLOGIA SOCIAL EN CORRIENTES

A raíz de una consulta que me formularan sobre el estado de la psicología social en la provincia de Corrientes, aprovecho para señalar algunos datos que pueden resultar de interés. Rige en dicho territorio la Ley Nº 6141 del Operador en Psicología Social del 12 de septiembre de 2012, siendo la autoridad de aplicación de esa norma el Ministerio de Salud Pública. El ejercicio de la profesión se autoriza a quienes posean:

a) título de nivel superior otorgado por Institutos Superiores cuyos planes educativos  sean reconocidos por el Ministerio de Educación provincial;

b) título equivalente otorgado por los ministerios de Educación u organismos que hagan sus veces en otras provincias argentinas; y

c) título otorgado por entidades extranjeras debidamente revalidado en el país.

Para ejercer la actividad es requisito previo estar inscripto en la matrícula que debe otorgar el colegio de operadores en psicología social correntino, contando para ello con el respectivo carnet habilitante. Esta profesión autoriza las intervenciones que tengan el objetivo específico de preservar y promover la salud y el bienestar en los grupos, en las organizaciones o en la comunidad en general.

El psicólogo social puede diseñar e implementar metodologías y técnicas grupales, como así también elaborar proyectos de desarrollo psicosocial y asesorar a equipos e instituciones en dicha área. Asimismo, coordinar grupos y talleres en organizaciones públicas y privadas, y participar en equipos interdisciplinarios para la planificación y operación en situaciones de cambio colectivo.

Entre las obligaciones de los operadores psicosociales pueden citarse las siguientes: proteger a los grupos donde realicen sus intervenciones; prestar la colaboración que les sea requerida por las autoridades sanitarias en caso de emergencias; guardar el más riguroso secreto profesional en el cumplimiento de sus tareas específicas; y fijar domicilio dentro del territorio de la provincia.

La ley se fundamenta en que esta disciplina concibe al ser humano como sujeto social —productor y producido— condicionado por el contexto de las tramas vinculares en las que se desenvuelve. En esas múltiples relaciones  y formas organizativas se desarrolla la vida de las personas, dependiendo su capacidad de aprendizaje de lograr mantener una vinculación armónica, dinámica y fluida con su realidad cotidiana.
 
Los sujetos en conflicto o en crisis precisan reconstruir sus esquemas referenciales (sus modelos de hacer, pensar y sentir en el mundo) y producir nuevos tejidos sociales que los alberguen, para así posibilitar reencontrar un proyecto de vida. Los operadores en psicología social son los profesionales aptos para comprender, intervenir y abordar esas situaciones conflictivas, sea en lo grupal, lo institucional o lo comunitario.

Existe, pues, la necesidad de un rol profesional que esté suficientemente preparado para trabajar en la articulación productiva de la heterogeneidad existente en todo  agrupamiento, habilitando vías de procesamiento y resolución a las desavenencias que son inherentes a la vida grupal e institucional. Es precisamente allí donde se requiere la intervención especializada del operador en psicología social.

Resulta por ello necesario regular las incumbencias de los operadores psicosociales; y jerarquizar así una carrera reconocida oficialmente por el Ministerio de Educación y Cultura correntino por decreto provincial Nº 1997/03. Máxime que el título de operador en psicología social habilita —por decreto provincial Nº 248—para dictar materias tales como Sociología, Psicologías General, Social, Educacional, entre otras.

Estos son algunos lineamientos generales acerca de la norma dictada por el Senado y la Cámara de Diputados de la provincia de Corrientes. Para más información, cabe ir al texto completo de tal normativa e, incluso, se la puede comparar con otra legislación similar en la materia: tal el caso de la Ley Nº 6353 del Operador en Psicología Social del Chaco y la Ley Nº 8077 del Técnico Superior en Operación Psicosocial de Mendoza, reglamentada el 10 de junio de 2010 por el decreto Nº 1191.

RONALDO WRIGHT                    
www.ronaldowright.com                                                                                                  

miércoles, 3 de agosto de 2016

149 - En Defensa de la Educación (Parte II)

(Publicado en la revista de cultura y política La Tecl@ Eñe - Año XV Nro. 76 correspondiente al mes de agosto de 2016)

EN DEFENSA DE LA EDUCACION (Parte II)

Al iniciarse la XXXI Jornada Mundial de la Juventud, el Papa Francisco volvió a indicar su hagan lío en el primer encuentro con los jóvenes en Cracovia (Polonia). Les dijo que no tengan miedo y que cumplan con su deber, que es “hacer lío toda la noche”. Pues precisamente aquí, por estos pagos, parece que la noche está comenzando a envolver al Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (PROG.R.ES.AR.), ya que son muchos los estudiantes universitarios que, en el mes de julio, han dejado de percibir los $ 720 correspondientes a dicho beneficio.

Si bien el Ministerio de Educación y la A.N.Se.S. dicen que se trata de un inconveniente técnico, muchos Consejeros estudiantiles intuyen que estamos en presencia de la desarticulación del programa. Han pasado los primeros siete (7) meses del año en curso y vemos que tanto el tarifazo como la alta inflación han impactado muy fuerte en el presupuesto de las universidades. A ello se suma el retraso del Gobierno Nacional en la asignación de los recursos necesarios y la falta de financiamiento para programas específicos en lo atinente a nuestros adolescentes.

Recordemos que el Plan Progresar —que cuenta en la actualidad con casi un millón de beneficiarios— rige desde principios de 2014 para que los jóvenes entre los 18 y 24 años de edad inicien o completen sus estudios, en cualquier nivel educativo. Si bien la asignación mensual actual es de $ 900, los estudiantes reciben solamente el ochenta por ciento y el resto se abona cuando acreditan la regularidad en sus estudios. Ante tal falta de pago, se formó un grupo en Facebook denominado Beneficiarios Suspendidos del Progresar que ya tiene unos mil quinientos miembros.

La mayor parte de los adolescentes perjudicados pertenecen a la Universidad Nacional de Buenos Aires y creemos que es correcto que se agrupen —sin miedos y haciendo lío— en defensa de sus derechos y garantías. Máxime si se tiene en consideración que la referida ausencia de fondos ya ha afectado, entre muchas otras conquistas, al Plan Conectar Igualdad; al Plan Fines; al Programa Nacional de Educación Sexual Integral; al Programa de Educación Artística; al Programa de Educación en Contextos de Encierro para las escuelas en los orfanatos, las cárceles y los hospitales.

Respecto a la juventud y en materia educativa, los organismos del Estado —junto a la familia y a la comunidad toda— tienen que asegurar el desarrollo de la personalidad hasta el máximo de sus potencialidades, así como el goce de una vida digna y plena. Esto implica atender al crecimiento integral de los jóvenes, al fortalecimiento de los valores solidarios y de tolerancia, al respeto por los derechos humanos, y a la firme  preparación para el ejercicio de la ciudadanía, evitando que sean considerados como meros y simples consumidores según las reglas del mercado.  

Hay que continuar la lucha contra tales normas del libre comercio a través de planes a favor de los jóvenes, pues para ellos el tema de lo inclusivo debe ser hoy la cuestión social por excelencia. Eso ya que se están desmantelando los programas Jóvenes y Memoria; Educación y Prevención de Adicciones; Comunidad y Convivencia Escolar; los Centros de Actividades Infantiles y los Centros de Actividades Juveniles. E incluso se han eliminado el Plan Nacional de Lectura; el Plan de Mejoras Institucionales; y las Orquestas Infantiles y Juveniles del programa de educación artística.

Afortunadamente, el mes de julio finalizó con cientos de jóvenes que participaron del plenario nacional de agrupaciones estudiantiles peronistas, que se llevó a cabo en la sede de la Universidad Tecnológica de Avellaneda. Allí se reivindicó la conquista del boleto estudiantil en el ámbito bonaerense, quedando como labor para el futuro la construcción social en las calles, en los colegios, en las universidades, en las fábricas, en los sindicatos, etc., como así también la pelea institucional con movilizaciones y protestas en defensa de los derechos de la niñez y de la juventud.

Seguiremos insistiendo en que lo existente social no tiene que ser la expresión única de los grandes grupos dominantes, pues debe estar sólidamente afincado en nuestros  adolescentes, en sus combates contra la exclusión y en sus búsquedas de orden inclusivo. La propuesta es persistir en la ardua tarea tendiente a que los jóvenes no se conviertan en un grupo desamparado en lo político-económico ni desprotegido en lo socio-cultural; y que no se vean amenazados de caer en una realidad degradada ni privados de participar del mayor número de logros colectivos.    

RONALDO WRIGHT
www.ronaldowright.com                                                                                

sábado, 25 de junio de 2016

148 - Introducción al Libro "Psicólogos Sociales Trabajando"

(Primer Concurso Nacional sobre Experiencias en Intervenciones Psicosociales organizado por A.P.S.R.A. - Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina)

INTRODUCCION AL LIBRO “PSICOLOGOS SOCIALES TRABAJANDO”

Este libro* es el resultado del llamado al 1º Concurso Nacional de Experiencias en Intervenciones Psicosociales efectuado por A.P.S.R.A. - Asociación de Psicólogos Sociales de la República Argentina. La convocatoria,  dirigida a psicólogos sociales y estudiantes de la carrera, se basó en la necesidad de fomentar el desarrollo, promover la producción y difundir nuestras prácticas profesionales concretas.

Tuvimos la enorme satisfacción de integrar el jurado junto a Joaquín Pichon-Rivière, Elena Rubins y Alejandro Van Oostveldt. El plazo para la presentación de los trabajos se extendió durante ocho meses, culminando con la entrega de premios el 25 de junio de 2016 – “Día del Psicólogo Social” en la sede de la institución organizadora. Integran este libro doce experiencias seleccionadas y ganadoras del certamen.

En sus páginas encontrarán la labor realizada con títeres en la Unidad Penitenciaria Nº 42 de la localidad bonaerense de Florencio Varela: taller denominado “Trabajamos Creando y Creyendo”. Allí los reclusos participan de actividades que no son sólo de índole puramente plástica, ya que las representaciones teatrales ocupan un lugar muy importante y, aún más, el aprendizaje y la comunicación social.

También los Payasólogos Sociales describen su tarea de campo que llevan a cabo en diferentes zonas carenciadas, en comedores y merenderos comunitarios, hogares y  centros de Día, escuelas con niños de la calle, instituciones de capacidades especiales, geriátricos, entre otros. Con la consigna “Por una Payasonrisa”  operan como verdaderos agentes de cambio y de prevención primaria de salud.

Cine & Debate es otra experiencia realizada en un centro cultural de la C.A.B.A., donde se despliegan actividades como proyección de películas, análisis de las mismas, su música, sus frases significativas a través de una caja de herramientas psicosociales que se fueron desplegando con el correr de los ciclos de labor. Se incluye en ella la participación de invitados especiales, como directores, actores, músicos, poetas, etc.

En Resistencia (Chaco) podemos ver una Intervención a través de un medio de comunicación: la radio. Un programa que visibiliza a una franja etaria entre 45 y 60 años que no encontraba su espacio en los medios masivos de su entorno. La propuesta, enmarcada en la inclusión, abarca temas tales como la salud física, mental, emocional y espiritual de esa población con el propósito de generar su implicación y protagonismo.

Otro trabajo tiene por eje temático la intervención en la educación y animación socio comunitaria con adultas mayores. Lo conduce un colectivo interdisciplinario dedicado a esa actividad sociocultural, como proyecto surgido en el seno de la  Agrupación NMT-Nuevamente (Recursos Lúdicos), cuya finalidad es potenciar la calidad de vida del grupo mediante el compromiso activo y solidario de sus integrantes.

La experiencia llamada Psicología Social y Estimulación Temprana tiene por objetivo  favorecer el trabajo integral —desde una perspectiva vincular— de los pacientes bebes y niños de hasta seis años de vida. Apunta al restablecimiento del bebe-niño y de su familia; y forma parte del Centro de Estimulación y Rehabilitación Infantil Municipal, que funciona en el Hospital San José de Capilla del Señor.

El proyecto Bermejo está enmarcado en el ámbito laboral dentro de una empresa internacional que funciona en la C.A.B.A. Apunta a modificar dinámicas interpersonales instaladas en la cultura organizacional que no estaban siendo efectivas, tanto a nivel relacional como laboral. Su fin fue habilitar un espacio de diálogo en el que se pudieran abordar los conflictos, y mejorar el clima de trabajo y el progreso de la tarea.

En la escuela Nº 43 de Cipolletti (Río Negro) se desarrolló el proyecto “Reciclando Vida”, pensado para alumnos del nivel inicial. Ellos llegaban a clases atravesados por situaciones personales que dificultaban los vínculos y el aprendizaje. A través del taller de reciclado, los distintos abordajes y una construcción colectiva permitieron que estas situaciones conflictivas, las agresiones físicas y verbales fueran cediendo y dando lugar a actividades escolares en un marco de colaboración compartido.

Ante las graves consecuencias que produce la violencia de género, varios psicólogos sociales proponen Dispositivos de Asistencia a varones con conductas agresivas. A partir de un trabajo grupal en equipos interdisciplinarios y con el transcurso de las reuniones, en los miembros se producen algunos cambios: la toma de conciencia de sus impulsos y un corrimiento de los mismos. Surgen nuevas posibilidades tales como la adquisición de otros modelos vinculares que posibilitan reducir de manera importante los comportamientos abusivos.

Otras experiencias psicosociales fueron abordadas desde dos distintos ejes: uno realizado en la cooperativa Qualitas de provisión de apicultores, ubicada en Colonia Barragán (Partido de General Pueyrredón); y el otro  sobre la labor de trabajadores en el basural de Neuquén. Ambas actividades grupales tuvieron como resultado operativo tanto la intensificación de los vínculos, como así también el fortalecimiento de la comunicación entre sus participantes.

Nos encontramos también con un eje temático referido a los operadores   psicosociales interviniendo en los ámbitos laborales o empresariales, con los respectivos aportes —desde nuestra disciplina y nuestra ciencia— a la capacitación de los individuos en las organizaciones. Se trata de un proceso de aprendizaje que habilita a aumentar los conocimientos y las habilidades de cada quien, para desplegar aptitudes y actitudes más operativas, y a los fines de aumentar así las posibilidades de un mayor reconocimiento y crecimiento personal.

Finalmente, hallamos una última experiencia de campo en un espacio de enseñanza pública y no formal, también pertinente y relevante para el despliegue de nuestro quehacer científico profesional. Esta tarea se llevó a cabo —en el marco del programa de extensión educativa bajo el nombre de “Aprender Trabajando”— en la Escuela de Educación Técnica Nº 33 del barrio porteño de Nueva Pompeya.                              
Como verán, son múltiples y muy diversas las experiencias en intervenciones psicosociales contenidas en este volumen. ¡Sólo nos resta decir que esperamos que disfruten su lectura!

*Ediciones Nuevos Tiempos – Mayo de 2016

STELLA M. DISTASI
RONALDO WRIGHT
Psicólogos Sociales

viernes, 27 de mayo de 2016

147 - En Defensa de la Educación

(Publicado en la revista de cultura y política La Tecl@ Eñe - Año XV Nro. 74 correspondiente al mes de junio de 2016)

EN DEFENSA DE LA EDUCACION

Hace un par de meses atrás dijimos (en el Nº 70 de La Tecl@ Eñe – “Proteger las Conquistas para Niños y Jóvenes”) que teníamos que estar atentos —ante la política de fuerte ajuste proveniente de las autoridades ejecutivas del país— a la respuesta a dar por la juventud en resguardo de sus derechos y garantías. La reacción no tardó en llegar: el 12 de mayo pasado se produjo una marcha universitaria histórica que desbordó el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Esa multitudinaria movilización fue la culminación de una semana de paros y jornadas de protesta de los estudiantes, que incluyeron clases públicas dictadas en plena calle. Todo ello con la adhesión de los docentes y de muchos padres de esos jóvenes, que se sumaron a sus legítimos reclamos. La consigna que los encolumnó fue: Contra el ajuste defendemos la universidad pública, exigiendo además el aumento de los sueldos de los profesores y el pedido de un boleto educativo.

Cabe destacar que esta movida estudiantil se extendió a lo largo y a lo ancho del país, en defensa de las conquistas obtenidas en los últimos años y de las políticas de inclusión en materia educativa. Las universidades nacionales se convirtieron en el sustento de muchos de los logros en el terreno del desarrollo tecnológico y científico, que creemos deberían continuar protegiéndose y sosteniéndose ante los avances de un mundo híper y mega globalizado que desafía los intereses nacionales.

Son muchas las altas casas de estudio que abrieron sus puertas a miles de chicos en el curso de este nuevo siglo XXI, con la particularidad de que un alto porcentaje de sus alumnos ingresantes son los primeros miembros de sus familias —generalmente de hogares humildes y de clase media-baja— que llegan a la universidad. La suspensión de los pagos a profesores, para laboratorios, de fondos para becas y comedores, para compras de papel, etc. atentan claramente contra todo régimen público inclusivo.

Esta sólida protesta contra el ajuste presupuestario, a la que se le sumó una marcha y movilización impactante en defensa de la educación pública, no significa otra cosa que la promoción de un orden general más justo y  equitativo. Cuando de nuestros pibes se trata, el tema de lo inclusivo es la cuestión social por excelencia, por lo que debemos  persistir en el combate por encuadrar y domesticar a las regulaciones del libre mercado mediante planificaciones en favor de la juventud.

Como resultado de esa demostración estudiantil, la mayoría de los gremios docentes universitarios ya consiguieron firmar en la paritaria un aumento salarial del 35%, cifra que elevó en diez puntos la oferta inicial del gobierno. Además, a los fines de poder monitorear el futuro ritmo de la inflación se incluyó una cláusula de revisión del acuerdo para fines de septiembre de 2016, como así también que dentro de diez meses sea la próxima negociación, en febrero del año que viene.

La lucha por la defensa de la educación pública sigue su agenda. Ya se ha convocado a una marcha a realizarse el próximo 15 de junio por el 99º aniversario de la Reforma Universitaria, para continuar batallando por la derogación de la Ley de Educación Superior, por el envío de más fondos, por el boleto educativo gratuito y por la situación de los profesores que se desempeñan ad-honorem y los docentes contratados. Nuestros jóvenes y  adolescentes continúan de tal modo comprometidos.

Ahora se espera un próximo paso referido al refuerzo presupuestario que aún no ha llegado a las universidades nacionales, el que resulta esencial en estas circunstancias para afrontar los aumentos desmesurados en las tarifas de los servicios públicos. El presupuesto aprobado el año pasado no contempla ni el duro tarifazo, ni la inflación, ni la devaluación monetaria. La capacidad de respuesta de los estudiantes debe seguir atenta para que no se pierdan los logros hasta hoy alcanzados.

Frente a los desafíos que puntualmente cuestionan y ponen en entredicho la dignidad de la infancia y de la juventud, esta hora nos reclama continuar  implicados en la compleja realidad que lleve hacia sus mejores conquistas. La idea es seguir profundizando las decisiones públicas de ciudadanía de nuestros niños, niñas y adolescentes, con la presencia y la participación de ellos mismos junto a las restantes organizaciones y fuerzas comunitarias, políticas, económicas, sociales y culturales del país.      

Venimos señalando desde hace tiempo la importancia de los planes y los programas referidos a los niños y adolescentes, los que hoy comienzan a estar en riesgo de ser inutilizados o eliminados. Ejemplos de ellos son el Plan Progresar, Conectar Igualdad, el Plan Fines, la Plataforma Educ.ar, el Programa Nuestra Escuela, el Plan Nacional de Lectura, entre muchos otros. La defensa de los mismos también tendrá que provenir de la unión y de la movilización de nuestros jóvenes.

Seguimos apostando por una adolescencia cada vez más consustanciada con la sociedad en la que vive, promoviendo proyectos tendientes al bienestar de la comunidad y colaborando para resolver los problemas de los más necesitados y que menos tienen. Y sin olvidar, desde ya, la condición de sujetos activos de derechos de los niños y jóvenes; personas en pleno desarrollo que deben enfrentarse hoy no sólo a una Aldea Global hostil sino también a una América Latina más debilitada.

RONALDO WRIGHT         
www.ronaldowright.com                                      

miércoles, 30 de marzo de 2016

146 - Paulo Freire y Enrique Pichon-Rivière

(Publicado en FMM Educación con fecha 30/3/2016 y en A.P.S.R.A. - Contenidos Teóricos con fecha 7/6/2016)

PAULO FREIRE Y ENRIQUE PICHON-RIVIERE

Puesto que no hay lecturas inocentes, empecemos por confesar de qué lecturas somos culpables. Louis Althusser.

Enrique Pichon-Rivière (1907-1977) en la República Argentina, y Paulo Freire (1921-1997) en la República Federativa del Brasil, estuvieron fuertemente consustanciados con la democratización del conocimiento como un factor favorecedor de los individuos y de los grupos. Como creadores, cada uno fue portavoz de su tiempo y de su lugar de actuación, con una extendida repercusión mundial. Si bien no llegaron a conocerse son muchos los puntos de confluencia entre ambos, de los que haremos una breve síntesis a continuación a modo de homenaje y reconocimiento a tanta labor social, teniendo en cuenta su condición de pensadores de nuestra América Latina.

Para ambos el aprendizaje era una cuestión política. Paulo Freire, experto en temas de educación, fue al encuentro de los excluidos de su país. Su idea era que el abordar el  problema del analfabetismo significaba embestir de lleno a la conciencia dominante. Enrique Pichon-Rivière, médico psiquiatra, hizo algo similar pero en el territorio de la marginalidad de los enfermos mentales. Consideraron que la persona no debía ser valorada de manera individual sino como sujeto social, productor y a la vez producido por su propio cosmos. Entendieron al ser humano como constituyéndose en una praxis de mutua determinación con el mundo.

Pichon-Rivière fundó aquí la escuela de psicología social, en la cual su didáctica estuvo destinada no sólo a comunicar conocimientos (tarea informativa) sino  básicamente a desarrollar aptitudes y a modificar actitudes (tarea formativa). Y Freire, por su parte, creyó que el saber no radicaba únicamente en acumular conocimientos, sino en un aprender mediante una conciencia crítica. Él combatió la llamada pedagogía bancaria que hace del educando un recipiente a ser llenado por el educador, para propiciar su concepción problematizadora que conlleva una visión crítica del universo. Muy similar, pues, a  lo que vemos como crítica de la vida cotidiana.

Consideraron que el ser humano cambiando su propia existencia cotidiana sufría los efectos de su propia transformación. Así, se opusieron a todo sistema educativo que representara una estructura autoritaria, jerárquica y rígida; teniendo siempre como meta el desarrollo y la protección del hombre, de su humanitas. La lectura del mundo que hicieron nunca fue inocente, pues los dos bien sabían de la necesidad de modificar las relaciones de poder imperantes, como también que tanto el aprendizaje como la educación debían convertirse de modo inexorable en un proceso político. Y por ello ambos fueron perseguidos por los gobiernos militares de turno.

La propuesta pichoniana propició una educación abierta a todo aquel que estuviera  interesado, sin restricción ninguna. Como decía el maestro, la única condición para estudiar psicología social era ¡estar vivo! Esa idea no sólo amplió el espectro de los posibles convocados, sino que delineó con nitidez el campo del saber que Pichon-Rivière deseaba indagar, aplicar y transmitir. Él quiso formar agentes del cambio social planificado capaces de trocar dialécticamente lo real en la medida de lo posible. Así, poder  actuar teniendo una clara concepción del mundo y con técnicas concretas que sirvan para una mejor adaptación activa a la realidad.

La pedagogía crítica de Freire creyó que el conocimiento se debía construir desde las distintas circunstancias que estuviesen afectando al maestro y al aprendiz; a ambos como sujetos políticos en acción. Su propuesta de alfabetización de adultos, liberadora  y conscientizadora, permitió al educando convertirse en alguien capaz y responsable a los fines de ir desarrollando una mirada crítica, para erigirse en un agente de cambio y de producción cultural. La educación freireana fue concebida como un instrumento de la libertad; un transformar y transformarse entendidos como concreta herramienta de modificación de la vida cotidiana, del individuo y de los grupos.  

Para concluir podemos preguntarnos: ¿de qué lecturas del mundo son culpables estos dos intelectuales latinoamericanos? Tal vez de percatarse que el sujeto no es en modo alguno individuo, sino el resultado de un complejo proceso histórico, social y cultural. La interpretación del mundo que ambos hicieron estuvo plasmada por una perspectiva política e ideológica muy definida: ellos no se limitaron a analizar la realidad, pues de lo que se trataba era de modificarla. Quizás Paulo Freire y Enrique Pichon-Rivière siempre supieron que las personas se humanizaron en el instante en que comenzaron a escribir su universo, es decir, a reinventarlo.

RONALDO WRIGHT    
www.ronaldowright.com          

martes, 1 de marzo de 2016

145 - Proteger las Conquistas para Niños y Jóvenes

(Publicado en la revista de cultura y política La Tecl@ Eñe - Año XV Nro. 70 correspondiente al bimestre enero - febrero de 2016 y en Red de Comunicadores del Mercosur - RedComSur con fecha 7/3/2016)

PROTEGER LAS CONQUISTAS PARA NIÑOS Y JOVENES

En los últimos años hemos destacado numerosas conquistas referidas a nuestra niñez y juventud; todas ellas de carácter netamente inclusivo ya sea en lo social, en lo político, en lo económico, en lo cultural, y así siguiendo. El combate contra la exclusión deberá  seguir llevándose a cabo también y, sobre todo, bajo la modalidad preventiva; es decir, esforzándose por intervenir con políticas públicas en el corazón mismo de los procesos de la producción y del reparto de las riquezas colectivas.

Ello en pos de obtener no solamente la igualdad de derecho de nuestros pibes sino un objetivo mucho más profundo, un logro más actual: cual es la igualdad de hecho. Los procesos de marginalización y de exclusión afectan severamente a los más jóvenes, dejándolos por fuera de los circuitos activos de intercambios sociales. Es una población que no tiene que sufrir un déficit de integración con respecto a la educación, la salud, el trabajo, la vivienda, la seguridad social, etc.

En tal sentido señalamos los avances provenientes de la ley de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes; la asignación universal por hijo; el plan Progresar o programa de respaldo a los estudiantes en todo el país; el derecho al voto de los adolescentes de dieciséis y diecisiete años de edad, con el claro propósito de continuar ampliando ciudadanía; las mesas de trabajo denominadas Jóvenes por los Jóvenes, que es esencial que sigan con apoyo y promoción.

Se puede también aludir a la construcción y el fortalecimiento de las Casas Educativas Terapéuticas (CET) y de los Centros Preventivos Locales de Adicciones (CePLA), en el marco de la previsión de la droga-dependencia y de la lucha contra el narcotráfico; la labor del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo o ENARD, que brinda un buen apoyo económico para la organización de competencias nacionales e internacionales, además de la cobertura médica asistencial de los participantes.

Y que los chicos y chicas sigan nucleados en el programa nacional La Patria es el Otro, formando y organizando equipos para así prestar auxilio a los más necesitados, sobre todo ante los siniestros y las catástrofes ambientales que suelen aquejarnos de tanto en tanto. Ellos van logrando, pues, construir un nuevo paradigma con ideales propios y con su base en una real ética humanista, que va dando por tierra con el aislamiento que produce tanta posmodernidad líquida y fluida.

El plan Decir es Poder reunió a jóvenes que se recibieron o son estudiantes avanzados, con la idea de erradicar el analfabetismo en la Villa 21 y que sean los mismos pibes del barrio —que tuvieron la oportunidad de concurrir a la escuela— los protagonistas de esa tarea. En el Tercer Encuentro Nacional de Radios Escolares los chicos compartieron diversas herramientas para seguir creciendo y profesionalizar sus prácticas radiales. Es otra forma de hacer más plurales las voces que circulan.

Con lo hasta aquí expuesto no se pretende agotar la nómina de las conquistas, sino simplemente enumerar algunas de ellas para ilustrar acerca de qué estamos hablando. El cambio de gobierno que acaba de tener lugar en nuestro territorio—y una reñida elección presidencial que dividió a los votantes prácticamente en dos partes iguales— ha reavivado este tema ampliamente, de la izquierda a la derecha del tablero político. Entre otras cosas está en cuestión el mantener o no lo conseguido.

Habrá que entender que la demanda social no es en la actualidad sólo expresión de los grandes grupos dominantes, sino que también está arraigada en esos niños y jóvenes involucrados, que pueden aún no entender hacia dónde marchan las cosas públicas. Es nuestra propuesta que se continúe el trabajo para que ellos no se conviertan en los más desprotegidos y se vean privados de participar en un buen número de conquistas  colectivas, amenazados de caer en una realidad más degradada.

Este juego recién empieza, si bien ya ha habido muestras del nuevo rumbo que siguen  las autoridades ejecutivas del país. Pero aún falta que comiencen a funcionar ambas cámaras en el Congreso de la Nación, que esperamos puedan causar un equilibrio de fuerzas institucionales más sano. Lograr ser garantes de la cohesión social y agentes protectores de los más débiles. También, por supuesto, está por verse lo que hagan nuestros pibes y pibas en protección de sus derechos y garantías.

RONALDO WRIGHT                              
www.ronaldowright.com